Adolescentes

Confianza en los adolescentes.

Confianza en los adolescentes.

Confianza en los adolescentes: ¿qué es?

La confianza es la creencia de que tendrás éxito o hacer la elección correcta en una situación particular.

Tu confianza está relacionada con tu autoestima, lo que te hace sentir bien contigo mismo y sentir que eres una persona que vale la pena. Pero tener una alta autoestima no significa que siempre te sientas seguro.

Confianza y resistencia están relacionados también. La resiliencia es la capacidad de recuperarse de las experiencias difíciles y hacer frente a situaciones difíciles o estresantes. Si su hijo tiene capacidad de recuperación y aprende que puede hacer frente cuando la vida es difícil, le hará sentirse más seguro para hacer frente a situaciones difíciles. Es un ciclo positivo.

Por qué es importante generar confianza para los adolescentes

La confianza ayuda a los adolescentes a tomar decisiones seguras e informadas. Los adolescentes confiados pueden evitar a las personas y situaciones que no son necesariamente adecuadas para ellos, y encontrar las que sí lo son.

Si su hijo tiene confianza, él también es más probable que sea asertivo, positivo, comprometido, entusiasta y persistente.

Por ejemplo, una adolescente confiada cuyo novio rompe con ella podría estar molesta por un tiempo. Pero entonces podría darse cuenta de que puede recuperarse de la tristeza que siente ahora y centrarse más en los aspectos positivos de su vida, como otros amigos y familiares. Por otro lado, una chica que se siente menos segura de sus habilidades de relación podría estar más molesta o incluso sentir que la ruptura fue su culpa. Esto también podría afectar su autoestima y dejarla sentir que no vale la pena salir.

Los adolescentes con baja confianza son menos propensos a participar en actividades, más propensos a contenerse en la clase y pueden estar más dispuestos a ceder ante la influencia de sus compañeros. Cuando un niño carece de confianza, puede esperar fracasar en las cosas que intenta, o puede no esforzarse tanto cuando las cosas se ponen difíciles.

Cómo construir confianza y resiliencia en su hijo

Aquí hay algunos consejos para construir confianza y resiliencia en su hijo.

Sé práctico
Busque las cosas prácticas y positivas que su hijo puede hacer para desarrollar habilidades y aumentar sus posibilidades de éxito. Darle a su hijo una estrategia clara para mejorar su probabilidad de éxito es una excelente manera de ayudarlo a comprender exactamente lo que puede hacer para lograr sus objetivos. Por ejemplo, 'Ada, si quieres ser elegido para el equipo de baloncesto, debes asegurarte de que estás escuchando al entrenador y practicando entre sesiones'.

Déle a su hijo oportunidades para probar cosas nuevas
Cuando su hijo intente muchas cosas diferentes, sabrá en qué es bueno y qué le gusta. También aprenderá que a la mayoría de las personas les va bien en algunas cosas y no tan bien en otras, y eso está bien. Después de todo, no todos podemos ser atletas olímpicos, campeones de juegos o genios musicales.

Anime a su hijo a seguir intentándolo
Si su hijo falla en algo, ayúdelo a comprender que todos cometen errores. Está bien si no puedes hacer algo la primera vez que lo intentas. Podrías compartir algunos ejemplos de momentos en los que has fallado o has necesitado seguir intentando algo.

Modele confianza en su propia habilidad
Puede ser un modelo a seguir cuando se trata de confianza. Por ejemplo, podría hablar con su hijo sobre lo que va a hacer para tratar de tener éxito en una tarea. Si no funciona, puede modelar la resistencia hablando de lo que va a intentar la próxima vez. También puede hablar sobre las cosas que ha hecho que podrían haber sido aterradoras o difíciles para usted, mostrándole a su hijo que también ha pasado por momentos en los que necesitaba confianza.

Anime a su hijo a actuar con confianza
Actuar con confianza es el primer paso para sentirse seguro. Por lo tanto, podría sugerirle a su hijo que haga contacto visual con los demás, que sea audaz, que haga lo que ama, que trate de no concentrarse en lo que no puede hacer y que se aleje de las situaciones que sabe que no son buenas.

Practica habilidades sociales
Si su hijo se siente ansioso en situaciones sociales, es posible que necesite su ayuda. Por ejemplo, la postura corporal, la sonrisa, la conexión con los demás, el interés en las actividades de los demás y la participación en conversaciones pueden ayudar a generar confianza.

Elogie los esfuerzos de su hijo
Si un examen, entrevista o juego no funciona como esperaba su hijo, trate de elogiarlo por el esfuerzo que realizó en la actividad, en lugar del resultado. También podría sugerir algunas ideas sobre lo que podría hacer de manera diferente la próxima vez.

Su adolescente todavía necesita una relación fuerte con usted para sentirse segura mientras enfrenta los desafíos de la adolescencia. Puede construir esta relación sólida trabajando en una comunicación abierta y manteniéndose conectado.

Riesgos para la confianza adolescente

La confianza de su hijo podría estar en riesgo si usted, él u otras personas a las que respeta se centran en sus resultados más que en sus esfuerzos. Si el resultado es un 'fracaso', por ejemplo, un mal resultado del examen, una gran pérdida final, puede parecer el fin del mundo. Pero si su hijo sabe que su esfuerzo es lo que más valora, esto puede disminuir el golpe de un "fracaso".

Durante la adolescencia, los cambios físicos también pueden afectar la confianza de los adolescentes. Si los adolescentes se sienten cohibidos por sus cuerpos, puede afectar su confianza en general y cómo se sienten acerca de sí mismos.

La intimidación, o la presión de grupo para ser lo mismo que otros, también puede afectar la confianza de los adolescentes.

Obteniendo ayuda para la confianza adolescente

Si la confianza de su hijo cambia repentinamente, o si la baja confianza le impide probar cosas nuevas, un buen primer paso es hablar con su hijo. Esto te ayudará a descubrir qué le está sucediendo a ella.

Si no es algo en lo que pueda ayudar a su hijo consigo mismo, puede ser una buena idea obtener ayuda de un maestro, un consejero escolar o un psicólogo.

Ver el vídeo: Adolescente Confianza (Septiembre 2020).